Mi hijo juega con muñecas ¿Es gay?

Es muy frecuente ver a padres de familia y/o maestros que se preocupan o alarman cuando un niño juega con muñecas u otros juguetes “para niñas”, o en el caso contrario cuando a una niña le gusta jugar con carritos o juegos “para niños” como por ejemplo el fútbol. Aquí te aclararé algunos conceptos importantes en sexualidad y te contaré un poco sobre qué son los juegos sexuales en la infancia, qué son los estereotipos de género y demás información que te servirá para entender y manejar situaciones de roles o estereotipos de género y así brindarle a tus hij@s y/o alumn@s una educación formal en sexualidad no basada en mitos, tabúes ni creencias erróneas.

Debes tener en cuenta, que sexo y género, no son lo mismo. Cuando hablamos de sexo nos referimos a las características físicas  (biológicas), es decir, hombre y mujer. Por otra parte el género hace referencia a una categoría social, por lo tanto depende de cada sociedad, cultura y época, donde nos dicen cómo nos debemos comportar, actuar, vestir, hablar, entre otros, de acuerdo a nuestro sexo; esto es lo que conocemos como femenino y masculino. Además, desde pequeñ@s, nos enseñan éstas “normas de comportamiento” y vamos aprendiendo estereotipos de género, tales como “las niñas se visten de rosa y los niños de azul” o “los niños no lloran y las niñas son débiles”.

Como ya te lo he contado en otras oportunidades, la preferencia genérica (también conocida como orientación sexual), es el mayor gusto o atracción por relacionarse afectiva y/o eróticamente con personas del mismo, del otro o de ambos sexos/géneros. Hay diferentes estudios científicos sobre este tema y aunque sigue faltando información al respecto, las investigaciones más recientes y confiables muestran que una persona homosexual nace y no se hace. Es decir, desde nuestro nacimiento tenemos “codificado”, por así decirlo, nuestro potencial ya sea homosexual, bisexual o heterosexual, el cual NO se va a expresar hasta la adolescencia. Algunas personas piensan o tienen la creencia de que si una persona “tuvo una infancia difícil o si fue abusado, va a ser homosexual”, lo cual no es cierto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los factores sociales y psicológicos sí van a tener influencia en cómo y cuándo se manifieste la preferencia genérica. En palabras más claras y coloquiales “la homosexualidad no se pega o contagia”.  

Durante la infancia, se da el desarrollo psicosexual y dentro de éste se encuentran los juegos sexuales. ¿Recuerdas cuando eras pequeñ@, si jugabas “a ser el doctor” o “a ser la mamá o él papa”? Pues esos son un ejemplo de juegos sexuales de la infancia, los cuales son importantes y tienen muchos beneficios durante el desarrollo. Su principal característica, es que se dan entre pares (niñ@s de las mismas edades o similares), y están motivados por la curiosidad y el interés de conocer; es por eso que se pueden presentar mediante la observación de los cuerpos y pueden involucrar tocamientos. Estos juegos ayudan a que l@s niñ@s se identifiquen y diferencien con otros niñ@s. Me atrevo a decir que la confusión de nosotros los adultos está en que algunos limitan estas manifestaciones, sobre todo cuando se dan entre niñ@s del mismo sexo, porque lo ven o lo toman como “comportamientos homosexuales”. Es decir, el mensaje que les estamos transmitiendo es que eso no se puede o se debe hacer o “que está mal o prohibido”, además de transmitirles los estereotipos de género y la división y segregación entre sexos/géneros. Como resultado, lo único que logramos los adultos es limitarles su desarrollo psicosexual.

Es frecuente escuchar en los padres o maetr@s, que están preocupados porque sus hij@s no cumplen de una u otra manera con los estereotipos de género. Como por ejemplo, padres que piensan que su hijo es homosexual porque no le gustan los deportes o porque juega más con niñas y/o juega con muñecas. Otro caso, es padres que piensan que su hija es lesbiana, porque juega deportes “de niños”, es “agresiva” y/o se junta mucho con niños. Lo cierto, es que como ya te conté antes, la preferencia genérica sólo se manifiesta a partir de la adolescencia, entonces no hablamos de homosexualidad, bisexualidad o heterosexualidad durante la infancia, porque simplemente no sabemos cuál va a ser su preferencia hasta que crezca, independientemente de cómo haya vivido su infancia y lo que haya o no jugado. Para esto, primero debe desarrollarse psicosexualmente y tener precisamente una infancia.

Recuerda, juegos y juguetes NO tienen sexo ni género, lo cual le da a nuestros niñ@s un sinfín de posibilidades para jugar, divertirse, aprender, diferenciarse e identificarse como niños o niñas y tener una infancia feliz y ojalá libre de mitos y estereotipos que los limiten. No olvides que la homosexualidad no es “contagiosa”, no se “adquiere” y sobre todo, NO es una “enfermedad”.

Espero te haya interesado y te sirva esta información y así seguirle poniendo a tu vida y a la de nuestros niñ@s Sentido Sexual. Nos leemos en la próxima.

Agregar comentario